Descripción

 
El espacio de este jardín, reducido en sus formas aunque no en sus posibilidades, permitió evidenciar que el verdadero arte de la Jardinería consiste en esa capacidad de evaluar lo disponible y transformarlo en aquello que se desea.
 
En este sentido y atendiendo a los deseos y usos que la Propiedad tenía previsto para este espacio, se diseñó un área de juegos infantiles perfectamente integrada en el conjunto de jardín, junto a una fuente con surtidores de piedra natural a ras de suelo y una pequeña pradera de césped y piedra natural formando un serpenteante camino que conduce hasta un majestuoso ejemplar de Granado.
 
Los elementos naturales, muy presentes en este proyecto en forma de piedras decorativas, arenas, césped y maderas naturales e iluminación, configuran un exquisito jardín que alcanzará su máxima expresión a medida que se desarrolle.